reflexiones

Carta a mi futura maestra

Hola, tengo tres años y en pocos días empezaré a ir al “cole de mayores”. No sé seguro qué es eso del cole y la verdad es que me da un poco de miedo porque aunque mi mamá dice que allí lo pasaré muy bien y aprenderé mucho, cuando habla con mi abuelo parece un poco insegura. En la panaderia he escuchado que ya veremos cuando empiece el cole si no nos vuelven a encerrar en casa. No lo entiendo porque el cole está fuera de casa. Espero que no me encierren en el cole. No sé qué es eso del cole pero espero que mamá tenga razón y allí lo pase bien.

Me han dicho que en el cole tendré una maestra y muchos amigos y amigas. Me parece que tú serás mi maestra, pero no sé cómo te llamas, ni cómo eres. Nunca te he visto y papá dijo “espero que le toque una buena”. ¿Será que las hay buenas y malas? Espero que tú seas buena, me cuides y no te enfades conmigo si hago algo mal.

El primer día me gustaría conocerte con mi familia, para que se aseguren de que eres buena antes de dejarme allí y tener que comprobarlo yo. Pero no se puede. Mamá dice que lo pasaré muy bien, aunque yo no quiero separarme de ella, ni estar solo en el cole, porque ni si quiera sé lo que es eso. Además la semana pasada escuché que le decía a mi tía que lo va a pasar fatal cuando me deje allí. ¿Entonces para qué me va a llevar? ¿Seguro que lo pasaré bien?

Cuando llegue no sé qué haré. Espero poder ver el cole y al menos saber qué es eso. Espero que sea un sitio bonito donde podamos jugar mucho. Jugar sí que sé. Me gusta cogerlo todo, lanzarlo, mirarlo y tocarlo. Espero que allí se pueda y no sea como en casa de mi abuela, que nada se puede tocar porque dicen que se rompe.

Espero que el cole no sea tampoco como la casa de mi tío. Allí, cuando vamos, tengo siempre que cantar, o bailar, o decir algo que sé hacer mientras todos me miran y me dicen lo bien que lo hago, o me insisten en que lo haga otra vez. ¡hasta cuando no me apetece!

Me gustaría que el cole fuese más como mi casa. En casa me siento bien porque sé que no hay peligro, sé dónde está todo y puedo jugar todo lo que quiero, incluso dormir y comer cuando lo necesito. Aunque pensándolo bien… también me gustaría que el cole fuese como el parque, últimamente he estado mucho en casa y también me gustaría salir. O como el campo de mi yayo. Allí puedo correr y saltar y jugar y recoger flores y piedras incluso lagartijas. Bueno, las lagartijas siempre se me escapan.

Ojalá el cole fuese una mezcla de mi casa, el parque y el campo del yayo. Eso sería genial porque así no me daría miedo ir…

Nos vemos pronto, y ya veremos qué es eso del cole.

Autor

desdeaquiarriba.blog@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: