La escuela infantil más bonita de Bergen.

Hace tiempo quería enseñaros una escuela infantil que me enamoró a primera vista. Me colé el domingo para tomar algunas fotos (¡nada ilegal, aquí las escuelas están abiertas siempre para usar sus zonas exteriores como parques!). ¿Qué significa esto? Que desconozco cómo es el interior y cómo se trabaja, aunque me cuesta imaginar que no me gustase por dentro, como siempre, hablaré de lo que he podido ver y experimentar: su espacio exterior y su arquitectura.

Os recomiendo quedaros a leer más allá de las fotos pues os traigo una reflexión sobre la importancia de todo esto más allá de que sea precioso. Así que, allá va:

IMG_3212img_3216-e1542660563627.jpg

IMG_3219IMG_3228

Esto es lo que sería el “edificio”, como veis no tiene una forma muy corriente y se asemeja a una casita de un cuento de fantasía, lleno de magia y sorpresas. Para mí, lo más interesante de esto es la sensación que va a transmitir a los niños y niñas. Creo que van a tener muchas ganas de entrar a descubrir lo que hay dentro, y también que va a generar multitud de opciones de juego en el exterior.

Por otro lado, como veis en las fotos de abajo, hay un caminito de madera a una altura distinta al suelo para dirigirse a la entrada. El mero hecho de entrar a la escuela ya supone una pequeña aventura o experiencia. La verdad es que no me los imagino haciendo una fila y caminando hacia el aula con una maestra diciendo “Caminad ordenados”. Además, el caminito a segunda altura les permite tener un túnel por debajo de éste. Me imagino millones de aventuras bajo ese túnel.

Por dentro, miré por las ventanas y confirmé la apariencia que creía que iba a tener. Un bonito espacio donde predomina la madera y los colores y elementos naturales. Un espacio con cojines, alfombras… Y espacio amplio para juego. No vi mucho más por la ventana, sin embargo algo me quedó muy claro.

No había esto:

Resultado de imagen de aula infantil
Aula de infantil encontrada en google imágenes bajo la búsqueda “Aula infantil”

Sino esto:

IMG_3217
No se ve mucho pero se aprecia la diferencia del ambiente ¿verdad?

Tengo pensada una entrada explicado mi opinión sobre la decoración o el aspecto de un aula o un espacio educativo, así que paciencia, que llegará. ¡Sígueme por las redes para no perdértelo si estás interesado!

Pero hoy, vamos a seguir con este barnehage de ensueño que visité el pasado domingo.

Os enseño su zona exterior, la parte de juego:

IMG_3223

Primero, diferentes alturas aprovechando la montaña y lo que el entorno les ofrece. A esta diferencia de alturas le han acoplado un tobogán que, al igual que ocurría con el “edificio”, no tiene la forma habitual. Para mí este cambio de formas da el mensaje de “Hay muchas maneras diferentes de ser, de pensar y de hacer las cosas, y eso está bien”. 

Detrás del tobogán, hay un columpio, a los lados del tobogán, naturaleza que podríamos decir que está un poco salvaje. Los riesgos están a la vista.

Delante del tobogán vemos un arenero, que por cierto, estaba lleno de juguetes pese a ser domingo. El arenero es un elemento que considero fundamental en la infancia. En él se sienten diferentes texturas, se experimentan las durezas, las mezclas, el peso, la densidad, las cantidades. Se desarrolla la imaginación, la creatividad, el trabajo en equipo… Y una infinidad de cosas más. Sin duda hay una a la que yo doy un valor especial: ¡Es divertidisimo y allí pueden ensuciarse, sobre todo si ha llovido! Desgraciadamente este motivo que para mí es la felicidad absoluta para muchos maestros y muchas familias es un problema de los gordos y en muchos coles de España han tenido que eliminar los areneros. Pero de esto no hablaremos hoy…

Al lado del arenero hay una construcción donde hay un espacio para sentarse, hacer una hoguera y comer, almorzar o tener una asamblea, reunión, momento de conversación… (como queráis llamarlo). Un espacio de encuentro donde estar juntos y cómodos haga el tiempo que haga. (Pues también es un espacio a la sombra si se da el caso de que hace demasiada calor)

IMG_3220

Desde el otro lado vemos mejor el refugio y nos encontramos además un barco donde continuar las aventuras. Doy fe de que ese barco que nosotros vemos puede convertirse en una casa, una tienda, una mesa, un elemento donde trepar y saltar… Pese a que tiene una forma determinada y podríamos pensar que limita la imaginación, al crecer en un entrono libre y tener tiempo para jugar tranquilamente, sin prisas, hasta los elementos más estructurados se convierten en otras cosas.

Otro detalle que quiero mencionar es el borde del arenero. Por un lado son listones de madera pero por el otro son tronquitos de diferentes alturas. En mi barnehage el borde del arenero (que está hecho con troncos largos en horizontal) es el sitio favorito para hacer equilibrios. ¡En este barnehage esta experiencia se multiplica por 1000!

Y uno de los elementos más fáciles de hacer y que me chifla: Un telar para tejer ni más ni menos que con ramas. Como ganchillera que soy, pues me encantan estas cosas…

IMG_3225
¡Tachán!

Y ya para terminar, hice una foto de la entrada, para que veáis como se ve desde fuera. IMG_3229.jpg

Espero que os haya gustado y, sobre todo, inspirado. Un entorno rico y atractivo provoca aprendizajes ricos y atractivos. El ambiente determina la acción y más que tener muchos materiales o tecnologías, considero esencial que sea un espacio donde nos apetezca estar, que genere multitud de posibilidades y que de oportunidad de disfrutar y divertirse…

Pues si no es apasionante, estaremos perdiendo el tiempo.

 

2 Comentarios

  • Yenny

    Es precioso! La verdad es que parece sacado de un cuento. Desde luego los niños allí lo pasarán bomba ! Yo deseando que mi peque ( 13 meses) juegue en un arenero pero aún está en la etapa que toooodo se lo mete a la boca y me da sustito. Ya se ha tragado unas cuantas cosillas en el jardín y eso que estamos pendientes pero es muy veloz 😅

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: