Lærer: Cuando enseñar y aprender es lo mismo

¡Hola!

Estaba escribiendo mi próxima entrada y me he dado cuenta de que hay un concepto importante del que nunca he hablado en este blog. Pese a que escribí una entrada sobre ello, fue hace bastante tiempo y lo hice en mi blog personal, ya que este todavía no había nacido. Sin embargo, es una reflexión que hoy considero más interesante compartir en este blog, ya que explica una de las cosas que, bajo mi punto de vista, esconden la clave para comprender la educación en Noruega. Así pues, sin más, os dejo con mi reflexión de aquel 8 de mayo. 

Hace tiempo, en una de mis primeras clases de noruego, aprendí una palabra que me haría entender todo. Que me ha rondado por la cabeza desde aquel día y que no creo que pueda olvidar nunca. Una palabra que me hizo reflexionar mucho sobre nuestra forma de entender el mundo según la lengua que hablamos. Una palabra especial que quiero compartir con vosotros.
Esta palabra no es especial por cómo suena, ni por cómo se escribe. No es especial por tener una de estas letras noruegas tan exóticas para nosotros. Ni siquiera diría que es especial por su traducción, porque no sabría por cuál de sus traducciones la haría más especial y única. Sin embargo, creo que es especial por lo que su significado conlleva.

Lærer (å lære)

Ahí está, tan corta, tan simple, tan llena de vida. Sí, de vida. Porque ahí donde la veis, esa pequeña palabra de 5 letras, contiene algunas de las palabras más importantes de la vida, al menos bajo mi punto de vista. Yo soy lærer. Yo. Y puede que tú también. Pero lærer no sólo se és, sino que se hace. Todos lo hemos hecho, de una forma u otra, siempre. A lo largo de nuestra vida. Enseñar, aprender, profesor, maestro. ¿Os suena de algo? ¿Acaso no son algunas de las cosas más importantes de la vida? Aprender y enseñar, al fin y al cabo, en eso consiste todo.

Pues así, sin más, lærer. Lærer lo une todo. Lo junta. Lo hace ser una única cosa y entonces, el debate tan machacado pierde su sentido. Entonces, dejamos de necesitar que el maestro aprenda cada día que enseña, porque así es. Él lo hace, porque ambas cosas son sólo una y carece de sentido separarlas.

Pero no sólo es cuestión de palabras. Es cuestión de significados. De que aprender conlleva enseñar y enseñar conlleva aprender. Un maestro es a su vez aprendiz y enseñante, porque siempre se está formando. Siempre está aprendiendo. Y algo tan sencillo, como la unión de dos conceptos, nos explica uno de los pilares de una sociedad que sin ser la sociedad perfecta, tiene muchas cosas que enseñarnos, sin nunca dejar de aprender, porque al fin y al cabo, no son tan diferentes.

Como veis, un concepto puede cambiarlo todo. Escribí este texto en mayo de 2015 y hoy, sigue pareciéndome una palabra sobre la que reflexionar.

¡Hasta pronto!

2 Comentarios

  • Eli

    Hola Míriam! Me llamo Eli y también soy maestra de infantil ( aunque ahora estoy en Primaria). Que envidia más sana tengo al ver todas las cosas que haces. Gracias por compartir todas tus experiencias . Me gustan muchas cosas de los de allí arriba, su día a día ( parece que no van tan deprisa como aquí abajo), su máxima de que “menos es más” y sobre todo el respeto que muestran por la infancia. Los niños y niñas tienen mucho que decirnos sólo hay que escucharlos.Hay una cosa que me ha gustado mucho en tu reflexión , ensañar y aprender van unidos(totalmente de acuerdo), por desgracia aquí abajo hay mucha gente que no lo comparte. Quien cree que lo sabe todo no podrá aprender y por consiguiente no enseñará. Pero aquí , por suerte hay bastantes maestros y maestras que con su trabajo están cambiando las cosas. Como tú decías las cosas difíciles sólo tardan un poco más. Ánimo a todos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: