Blog / Escuelas infantiles

Mi trabajo es cuidar niños y otras bombas de instagram.

Hace unos días solté una bomba que explotó dando pie a varias bombas más. Todo ocurrió en instagram, donde me encontrarás como @desdeaquiarriba. Navegando por allí me encontré un hashtag y una campaña llamada “Soy educación” donde maestros y maestras reivindicaban que eran profesionales de la educación y no cuidadores de niños para que sus padres trabajen en sus trabajos sí importantes.

Ante esta campaña y varias conversaciones con mis amigas maestras, decidí soltar la bomba para quitármela ya de encima. No podía soportarlo más y allá que la solté. Os la dejo aquí.

View this post on Instagram

Hoy vengo a soltar una bomba y puede que no guste. Puede que me equivoque y si es así corregidme amablemente en los comentarios, pero a fecha de hoy esta es mi opinión y mi punto de vista. Allá va: La Educación Infantil (0-6) es una etapa de cuidado. El cuidado de los niños y niñas es la principal función de los centros de educación infantil tanto de 0 a 3 como de 3 a 6. Y si me apuras también la primaria lo es. Sí, es cierto que se aprende mucho, que los profesionales que allí trabajan son gente con formación y que hacemos mucho más que “guardar niños”. Sí. Es cierto que la etapa de educación infantil es una etapa fundamental en el desarrollo. Sí. Pero el término “escuela infantil” ha hecho mucho daño, pues ha retirado los cuidados del foco haciendo que nos olvidemos de ellos y provocando cosas como que niños y niñas tengan que dejar el pañal antes de estar maduros o que niños y niñas tengan que luchar contra su instinto y necesidad de movimiento para sentarse a “aprender”. Y ahora podemos estar de acuerdo o no en que abran las escuelas, en que volvamos al cole y si esto es seguro o no lo es. Si habrá distancia o no, si se puede llevar a cabo o no… Pero el argumento de #soyeducación y #nosoycuidador no me parece el más apropiado. Porque si somos antes educadores que cuidadores, si ponemos el foco en la enseñanza y no en los cuidados, no sé qué clase de Educación Infantil estamos buscando, desde luego, no la misma que entiendo yo. El prestigio no lo da lo que enseñamos ni lo que aprenden los niños “gracias a nosotros”. El prestigio, al menos bajo mis ojos, lo da el estar ahí, de la mano de los más pequeños, acompañando su desarrollo, cuidando, creando vínculos y permitiendo que vivan su infancia, evitando que nadie se la arrebate. Así que sí, yo trabajo cuidando niños, acompañándoles y pasando el tiempo con ellos mientras sus padres o madres trabajan. Y esto no me quita prestigio ni importancia. #jugarvivirrespetar #juegolibre #soymaestra #educacion #educacióninfantil #cuidado #guarderia #metiropiedrasamipropiotejado

A post shared by Desde Aquí Arriba (@desdeaquiarriba) on

Ante esto hubieron opiniones de todo tipo. Positivas y negativas. Y en vez de frenarlo pues decidí aumentar la bomba: Esto fue en las historias, cuando dije que creia que las escuelas (infantiles y primarias, al menos hasta X curso) deberían desde el minuto 0 haber ofrecido servicios mínimos a los niños y niñas cuyos padres/madres/tutores (todos ellos) trabajen en profesiones indispensables para el funcionamiento de la sociedad en este momento de pandemia. Y al decir esto, sumado a lo otro, vino la avalancha.

No somos aparcaniños. La conciliación es cosa de empresas. No voy a ponerme en peligro si ni siquiera he visitado a mis padres/hijos/sobrinas… Ponerme en peligro muestra que no me valoran. Yo soy educación, no guardo niños. Todos los niños vendrían igualmente.

Mensajes que he recibido por instagram @desdeaquiarriba

Primero que nada, no estoy diciendo que me parezcan bien las propuestas del gobierno a día de hoy ni que piense que las escuelas deberían abrir sus puertas ya. Estoy diciendo que ofrecer servicios mínimos de cuidado de niños habría sido apropiado desde el primer momento y sigue siéndolo ahora (aunque va tarde). No solo hasta 6 años sino hasta el momento en que ya puedan quedarse solos en casa, he estado investigando y parece que en España esta edad no se recoge por la ley pero más o menos se indica entre los 9 y los 12 años. Por lo que considero que este servicio se debería ofrecer tanto en infantil como en primaria. (Por ejemplo hasta 4º de primaria, como han hecho en Noruega)

¿Entonces abrimos para unos sí y otros no? Esto precisamente es lo que ha hecho Noruega, Alemania y otros países en Europa. Ofrecer servicios de cuidado a niños cuyos m/padres, ambos trabajen en una profesión indispensable.

¿Entonces qué profesiones son indispensables y cuales no? Os pongo el ejemplo de Noruega, las profesiones que ha considerado que tienen derecho a una plaza en estos servicios mínimos.

Fuente: Gobierno de Noruega(ver original)


Todas estas personas han tenido derecho a una plaza de emergencia en escuela y jardín de infancia en el caso de que ambos progenitores trabajen de esto. ¿La han usado todos? No. Se ha instado a que primero intenten organizar sus turnos para no necesitar plaza, a que si pueden dejar a los niños con algún familiar que no sea grupo de riesgo lo hagan, además de ofrecer el doble de días de cuidado que de normal para poder utilizarlos durante esta crisis. Los días de cuidado son días que corresponden a cada progenitor al año para quedarse con su hijo o hija en caso de que este se enferme, una medida de conciliación que ofrece Noruega. Así que sí, se ha instado a que no manden a los niños al barnehage salvo emergencia total y así ha sido. Cada centro ha valorado en función de esta lista y con la justificación pertinente qué niños tenían derecho a esta servicio y se les ha ofrecido.

“Aquí en España irían todos”

Aquí no han ido todos. En mi centro y en el centro de Jorge, centros con alrededor de 105 niños de 0 a 6 han tenido entre 2 y 4 niños en total. EN mi centro, había unas 15 familias con derecho a estas plazas, sólo 3 las han utilizado porque las demás han podido organizarse los turnos o los cuidados de otro modo. Supongamos que esto se plantea en España: ¿de verdad creéis que la mayoría de niños y niñas necesitarían esta plaza de emergencia? ¿De verdad todos o la mayoría de niños y niñas tienen padres y madres que ambos trabajan en estas profesiones?

“Pero es que correremos riesgo”

¿Te imaginas un médico diciendo esto? “Te curo un hueso roto o un ataque al corazón pero no vengas con coronavirus que me contagio.” ¿Te imaginas que los trabajadores de supermercado se niegan a trabajar por este miedo? “Si quieres comer te plantas unos tomates que yo ni de broma te los vendo.” Ellos no tenían ni mascarillas al principio, y allí estaban, al pie del cañón. Pues claro que corremos riesgo, pero más riesgo corren estos niños que pueden quedarse solos en casa, o con sus abuelos que son grupo de riesgo, o cuyos padres han perdido el trabajo por no abandonar a sus hijos… Y para esto están las medidas de seguridad.

“Pero no podemos mantener la distancia con los niños”

No, con los más pequeños no, pero tampoco se pretende. Serían pocos niños, se mantiene un contacto reducido, y con precauciones: Lavado de manos constante, no tocarse la cara, etcétera (las medidas que debería indicar el gobierno).

“Pero qué desprestigio, ni que fuésemos un aparcamiento para niños”

¿Desprestigio por cuidar a los niños que no tienen adónde ir? ¿Desprestigio por ser valiente y ofrecer lo mejor de ti a estos niños y niñas? ¿Desprestigio por facilitar que la sociedad pueda seguir su cauce? ¿Desprestigio de qué? No lo entiendo. La escuela, sobre todo la infantil, es fundamentalmente un servicio de cuidado de niños. Nos guste o no. ¿Aprenden? Muchísimo ¿Se divierten? Espero que muchísimo también. ¿Les proporciona socialización y muchas experiencias? Espero que también. ¿Somos más que cuidadores? Sí, mucho más, pero también cuidadores y cuidadoras. Y esta es probablemente la función más importante. ¿Qué hay más importante que cuidar?

“Son las empresas las que deben encargarse de la conciliación”

Por supuesto, no puede recaer todo el peso de la conciliación en la escuela, las empresas tienen que estar obligadas a posibilitar la conciliación: Ofreciendo horarios flexibles, ofreciendo los “días de cuidado” cuando tu hijo se pone enfermo, ofreciendo diversas ayudas que posibiliten una vida familiar en condiciones. Pero la escuela, y sobre todo la infantil, que no es obligatoria, está ahí para cubrir esas horas principales del día. ¿Que además aporta mucho más? Perfecto, maravilloso, espléndido. Pero si lo piensas fríamente, aunque no aportase nada más muchas familias la utilizarían igualmente: por necesidad. Ni más ni menos.

“Pero yo soy grupo de riesgo/vivo con un familiar en riesgo”

En este caso, igual que se ha aplicado en el resto de trabajos, te deberían dar una baja y no deberías incorporarte a trabajar, así de sencillo.

“Pero en España no estamos preparados todavía para abrir”

No, no lo estamos, aún no, pero los servicios de emergencia nada tienen que ver con esto, como digo, creo que deberían haber estado desde el minuto 0.

De todos modos, en algún momento habrá que abrir, cuando sea seguro, y cuando esto ocurra, no será como antes. Se deberán poner medidas y es el momento de exigirlas, no de quejarse ni de bloquearse ni de reivindicar nuestro prestigio. Os conté en el episodio 5 y 6 del podcast cómo ha sido esta re-apertura en Noruega que aunque parezca utópica no veo descabellada de aplicar en España. Si quieres escucharlos los encontrarás en todas las plataformas de podcast o haciendo click aquí.

Y con esto me despido por hoy. Os recuerdo que yo no soy experta en esto, sólo doy mi punto de vista en función de cómo estoy viviendo esto en Noruega y con la intención de dar otra visión. Puede que me equivoque en muchas cosas, al fin y al cabo esta es una situación nueva para todos, pero lo que tengo muy claro es que mi trabajo es cuidar niños y ofrecerles mi mejor versión, sea en tiempos de pandemia o en tiempos de normalidad.

Un abrazo desde aquí arriba.



Autor

desdeaquiarriba.blog@gmail.com

Comentarios

Beatriz
10 mayo, 2020 a las 09:16

Hola Miriam, no te digo en instagram pero estoy suscrita a tu blog, y me ha encantado leerte hoy. Dices verdades como puños, de esas incómodas, que nos remueven dentro e indican que estás en lo cierto.
Criticamos las medidas que se toman y lo que hacen los demás, pero no miramos hacia dentro para ver nuestra propia incongruencia. No soy profesional de la educación, soy madre de un niño de primaria, y siempre he visto la escuela de 0-6 como tú la describes, un servicio de apoyo a los cuidados de la infancia, para las familias que no tienen (tenemos) una forma mejor de organizarnos. Me entristece que se considere que cuidar es algo sin valor mientras que educar lo tiene. Para mi es mucho más importante cuidar, dar cariño, jugar y, claro, de paso aprender y socializar, pero los niños aprenden y socializan aunque no vayan a ninguna “escuela” de 0-6 (y después también, de hecho).
Tu texto me ha hecho pensar también en mi propia cobardía, en cómo asumo que algunas personas si tienen que arriesgar su salud y la de su familia (sanitarios, supermercados, transporte, residencias…) mientras que yo tengo derecho a estar en mi casita. Mi profesión hace que pueda trabajar desde casa y ya se que respetar el aislamiento es la opción B que todos tenemos que hacer, pero si que pensé muchas veces “Buf menos mal que no tengo que salir”, desde el miedo.
Un abrazo y ánimo por ahí arriba!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: