Para ti, mamá, papá, que tienes un peque en infantil.

Hoy te escribo a ti. A ti que has llegado a mi porque alguien te ha reenviado esta carta pensando que te va a interesar, o que te va a gustar, o que te va a tocar en algún sentido. A ti, que tienes un hijo al que pronto vas a tener que mandar al cole o a la “guardería”.

A ti, que tienes una pequeña escaladora que se sube a sitios insospechados. A ti, que tienes un pequeño explorador que saca toda la ropa de los cajones, cuando no saca la basura del cubo de reciclaje. A ti, que tienes una pequeña charlatana que pronuncia la mitad de las letras pero a la que tú entiendes perfectamente.

A ti… A ti que te da miedo el momento en que tu peque empiece en el cole por si no encaja. A ti, que temes la despedida, la separación y, sobre todo, que temes que tu peque no sepa estarse quieto, o callada, o atento. A ti que te han dicho que tu hijo es muy movido en el cole. A ti que te han dicho que tu hija se porta genial. A ti… A ti que te han propuesto que tu hijo vaya a refuerzo en infantil. A ti que tu hijo te dice que no tiene ganas de ir al cole. Y a ti, que tu pequeña te pregunta cada mañana si puede ir al cole hoy. A ti, que no sabes cómo vas a conseguir que tu peque se quite el pañal antes de septiembre…

Hoy quiero escribirte a ti, para contarte que ese cole que conoces, ese cole que prohibe a los niños y niñas empezar con pañal porque no tiene recursos para cambiarlos, ese cole que te dice que tu hija es muy movida, ese cole que te dice que tu hijo no está atento, ese cole que te dice que trabajes este cuento o este otro en casa, ese cole que te pide que traigas información sobre el planeta marte aunque a tu hija sólo le interese rayo mcqueen… Ese cole, no tiene ninguna justificación en pedirte todo eso.

Hoy quiero contarte que el currículo educativo de infantil en nuestro país habla de que los niños y niñas tienen que desarrollarse en los coles jugando. Sí. jugando. Hoy quiero contarte que tu hijo o hija, no debe aprender a leer en infantil, ni a sumar. No. Porque su cerebro no está preparado para ello, porque aunque muchos lo consigan, aprender esto les está privando de hacer muchas otras cosas que su cerebro SÍ necesita. Como moverse, como jugar, como salir a jugar al aire libre.

Hoy quiero que sepas que no hay ninguna ley ni ningún artículo en el currículo educativo que indique que los niños y niñas deben dejar el pañal antes de empezar en segundo ciclo de infantil, pero por el contrario la ley habla mucho de seguir los ritmos de cada uno de los niños y niñas.

Hoy quiero contarte que desde hace ya siglos, se sabía que los niños y niñas necesitan jugar, que esta es su manera de conocer el mundo y desarrollarse y que para los niños y niñas, jugar no es una cuestión de diversión, sino una necesidad física, su única herramienta para desarrollarse y aprender. Y que es uno de los derechos universales del niño.

Hoy quiero contarte que aunque a veces de mucha pereza, jugar con la tierra, la arena, el barro y los charcos, es necesario para su desarrollo. El contacto con los elementos naturales, además de ofrecer una experiencia sensorial inigualable es necesario para evitar el déficit de naturaleza que sufren la mayoría de niños y niñas de nuestro país y que provoca estrés, falta de concentración e hiperactividad.

Hoy quiero contarte todo esto, porque quiero que te empoderes frente a esa escuela tradicional que te está exigiendo cosas en las que no llegas a estar de acuerdo pero que tratas de cumplir porque confías en que ellos son los profesionales. Hoy quiero animarte a preguntar el por qué. A exigir justificación. A dudar.

Hoy quiero animarte a conocer otras realidades y a descubrir que otra educación es posible y que el cambio para ello tiene que ser un esfuerzo común. Muchos maestros y maestras están empezando a impulsar un cambio, por desgracia, no todos, y te necesitamos. Necesitamos que te unas, por tu pequeña escaladora, por tu pequeño explorador. Por tu hijo a quien deseas ofrecer lo mejor. Se merecen tiempo para jugar. Se merecen ser respetados y escuchados. Se merecen que ir al cole en infantil sea un placer, pues de hecho, ni siquiera es su obligación. Y te diré por qué:

Nunca volverán a ser niños. La infancia no vuelve. Se va. Se termina. Y nunca volverán a tener la oportunidad de jugar. Su forma de descubrir el mundo cambiará y muchas cosas nunca llegarán a descubrirlas. Muchas conexiones neuronales nunca volverán a poder establecerse. No habrá marcha atrás. Sólo se es niño una vez.

Te invito a seguir aprendiendo, y sobre todo, a dudar. Duda del sistema. Duda del motivo de hacer X cosa. Duda de porqué esos libros siendo tan pequeños. Duda de por qué encerrarse en el aula cuando llueve, y duda de lo contrario también. Un buen maestro o maestra será capaz de justificar aquello que hace, pues por ello es un profesional formado y con conocimientos. Si no lo sabe justificar: DUDA. No todos los maestros saben, por desgracia la formación es muy mala y quien no tiene un interés propio no aprende suficiente.

Y tú, ¿te unes a impulsar el cambio?

Suscribete al blog, sígueme en instagram y en facebook para no perderte nada. Otra educación es posible: ¡Y la vamos a conseguir!

3 Comentarios

  • Ana

    Hola Miriam.
    Soy la chica que te ha escrito alguna vez diciendo que iba a un cole de pedagogía activa y al mudarnos nos hemos quedado sin esa opción y que fui a ver un cole público en el que hacían una adaptación decente y tuvieron que dejar de hacerlo porque varios padres pusieron una denuncia en inspección de educación. Pues fíjate que yo por no quedarme callada quería poner una queja o algo así en inspección acerca de la imposibilidad de hacer la adaptación como es debido (debido al marcaje de inspección educativa por las quejas del curso pasado en dirección contraria a esto) en el nuevo cole al que espero llevar a mi hijo. Y la profesora me dijo que mejor no haga nada que no sirve para nada y lo único que podemos conseguir es que estén aún más encima de ellos y empeorar las cosas… 😢

  • Llanos

    Genial! Por estas mismas razones nosotros no hemos escolarizado. La verdad que empezamos en un cole libre cuando tenia 3 pero entre que nos pillaba lejos y que no se adapto no seguimos. Ahora tiene 5 y estamos felices en casa. Se que acabara yendo a la escuela pero no tenemos prisa. En un par de años veremos. Por ahora todo a su ritmo, sin prisas en el día a día y sin prisas de tiempos. Llanos – familybytherock 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: