“Yo lo que quiero es enseñar”

El otro día, navegando por el blog de Seño Punk, me encontré con este comentario que bien podrían haberme dejado a mi, pues se lo preguntan en relación a su experiencia en Alemania.

Ante este comentario me vino una oleada de cosas que decir y decidí escribir un post al respecto, pero no sabía como empezar. Y pensando y pensando me dí cuenta de que yo, hace unos años, podría haber escrito el mismo comentario. Sí, ese comentario que hoy me ha producido esta oleada de emociones, y no precisamente buenas.

Así que, por si tú también has pensado esta frase “yo lo que quiero es enseñar” como yo lo pensé cuando estaba en la universidad, te animo a quedarte a reflexionar… Aunque puede que no te guste lo que lees.

Como maestra de educación infantil mi función no es enseñar. Si estás estudiando magisterio o lo has estudiado porque quieres ENSEÑAR, tengo que decirte una cosa: Estás en el sitio equivocado. ENSEÑAR puede que lo hagan los maestros de primaria, o de secundaria o de universidad, aunque a día de hoy, dudo de eso. ENSEÑAR… es una palabra que se queda un poco grande, una palabra llena de ego, de superioridad.

Yo puedo intentar enseñar algo a los niños y niñas. Puedo intentar que aprendan cosas. Pero, además de que no es mi función en infantil, no sería más que un intento. Pensar que estas ENSEÑANDO cosas y que van a APRENDERLAS, la verdad, es venirse un poco arriba. Pero el caso no es si lo aprenden o no, el caso es que en infantil: NO HAY NADA QUE ENSEÑAR.

En infantil, la misión del adulto, ya sea maestra, educador, padre o cuidadora es, sencillamente ACOMPAÑAR. Y no es una cuestión de términos, porque a mi las batallas de términos ya sabeis que me importan poco, pero es una cuestión de actitudes, de expectativas y de voluntad.

Al enseñar, estás esperando que aprendan algo. Tienes un objetivo, una expectativa y por lo tanto, puedes/pueden fracasar. Pueden no aprender. Pueden no cumplir el objetivo. Y entonces uno de los dos (o tú, como persona que enseña, o él, como persona que aprende) habrá fallado. En infantil, nunca se falla, nunca se fracasa. Es imposible. O al menos así lo veo yo.

En infantil, los niños y niñas están en pleno desarrollo. Están aprendiendo a caminar, a hablar, a relacionarse, a jugar, a contar, a conversar, a escuchar, a vestirse, a comer, a saltar, a correr, a repartir, a discutir, a enfadarse, a defenderse, a valorarse, a orientarse… Están desarrollándose a todos los niveles y cada uno a un ritmo particular, con unos intereses individuales, con un entorno diferente. Pretender que aprendan lo que tú les vas a enseñar, es tener demasiado ego.

¿Qué es eso?

Y no te culpo. Yo lo tenía al salir de la universidad. Yo, sí, culpable. O no. Así salí de magisterio, creyendo que enseñaría a leer y a escribir a todos aquellos que en un futuro desprestigiarían magisterio, a los médicos, a los abogados, a los científicos. Lo pensaba de verdad, tanto que lo escribí en un trabajo. Pero, por suerte, ya no. Ese complejo de inferioridad que se me había generado por las críticas a mi carrera, ya no está. Ese ego que me hacía pretender enseñar cosas a los niños ya que ellos no las sabían, desapareció. Y no me dí cuenta de que desapareció hasta que leí ese comentario y me dio tanta pena. Porque puede que esa persona, todavía mantenga su ego, y puede que sus alumnos y alumnas, lo tengan que aguantar.

Yo quiero que los niños y niñas de mi alrededor, del barnehage, aprendan de mi. Quiero que aprendan a respetar, que aprendan a escuchar, que aprendan a intentar las cosas una y otra vez aunque no nos salgan, quiero que aprendan a no generar basura, quiero que aprendan mucho de mi, pero yo no se lo voy a enseñar, ni tampoco espero que lo aprendan. Es un deseo, me gustaría que en su día a día, se fijen en mi, y aprendan lo mejor de mi, y por ello me esfuerzo en ser mejor persona cada día y ser mi mejor versión con ellos. Pero sé que de todo esto, aprenderán algo, tal vez, o quizás aprendan a pronunciar mal la U. O tal vez aprendan a suspirar cuando están cansados, o incluso quizás aprendan a evitar las conversaciones incómodas. Cada uno se fijará en una cosa, y esto será lo que yo les haya enseñado.

¿Y los números? ¿Y las letras? ¿Y los conceptos? Todo eso no voy a enseñarselo yo. De nada serviría. Todo esto lo aprenderán ellos. Manipulando, experimentando: JUGANDO.

¿Y entonces? ¿Yo no hago nada? ¿Yo sólo cambio pañales, vigilo y recojo juguetes? Pues sí y no. Más bien no. O sí. Según lo veas.

Aprender no requiere de que otro te enseñe

Yo ofrezco situaciones, yo me pongo a jugar a X cosa a ver si les provoco y les apetece venir. Yo estoy presente, para responder sus preguntas, para ser un ejemplo. Yo leo delante de ellos y cuando no sé algo lo busco, y les digo que lo voy a buscar, porque no lo sé. Yo cuento cuántos niños hay o cuantas rebanadas de pan les quedan. Yo miro la hora y digo a veces en alto qué hora es. Yo, a veces, digo alguna palabra en español. Yo les animo a buscar su nombre en la botella para saber cual es el suyo.

Pero yo no les enseño. Yo no les digo primero va el uno y después el dos y después el tres. Yo no les digo como se dibuja una E. Ni de que color se pinta el sol. Yo no les enseño a dividir, ni a sumar, ni a contar. Yo hago esas cosas delante de ellos porque estas cosas se hacen en la vida diaria. Yo convivo con ellos. En libertad: les dejo ser, y con ello, aprender.

Y esto es para mi, hoy, ser maestra. Estar. Respetar. Acompañar. Pero no… Yo lo que quiero no es enseñar.


Sígueme en instagram

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: